Monumento Lucas Mallada. Parque Miguel Servet -

Ruta de navegación

Ruta de navegación

Monumento Lucas Mallada. Parque Miguel Servet

Autor: Ramón Acín Aquilué

Localización:

Emplazamiento: En el Parque Miguel Servet de Huesca, a la entrada por la avda. Juan XXIII. A la derecha de esta entrada hay un espacio rectangular ajardinado, llamado “Rincón de Lucas Mallada”, ligeramente más bajo que el nivel del acceso al parque, que se extiende hasta la cerca de la calle Saturnino Baquer.

Período: Restauración y II República [1875-1936]

Materiales: Piedra arenisca rojiza de Arguis y bronce, en forma de un bloque rectangular labrado solo por la cara principal con dos medias columnas en sus extremos y entre ambas una guirnalda de laurel. Bronce el

Dimensiones (altura/anchura/profundidad): 2´62 m. de alto x 1´21 en el plinto. Medallón de bronce, 40 x 36 cm

Cronología: 1925

Promotor: Academia de Ciencias de Zaragoza. Costeado por suscripción pública entre instituciones y particulares.

Propietario: Ayuntamiento de Huesca

Inscripciones: En el frente del bloque, tallada en letras mayúsculas: A LUCAS MALLADA/ SABIO GEÓLOGO/ HUESCA/ SU PATRIA/ MCMXXV. Firmado en la parte inferior del retrato en bronce: R. Acín. Una gruesa guirnalda tallada con hojas de laurel rodea el retrato y cae por cada lado hasta la inscripción.

Biografía del representado: Lucas Mallada Pueyo (Huesca, 1841-Madrid, 1921) fue ingeniero de Minas y destacado geólogo. Miembro de la Comisión del Mapa Geológico de España, el primero que se realizaba con carácter exhaustivo, que se publicará en siete tomos. Fue profesor de Paleontología en la Escuela de Minas y autor de otras publicaciones como “Sinopsis de las especies fósiles que se han encontrado en España (1875-1892) y la “Explicación del mapa geológico de España” (1895-1911), pero su obra más célebre, de contenido político y exponente del pensamiento de los intelectuales de la generación del Noventayocho, como Joaquín Costa, a la que pertenece, fue la titulada “Los males de la Patria y la Revolución Española” (1890), en la que hace amargas reflexiones sobre el atraso de España, motivado, desde su visión de geólogo, por las dificultades que la tierra imponía a la agricultura y a la vida de sus habitantes. Combatía los vicios de la administración y del sistema político entonces al uso.

Crónica: El monumento a Lucas Mallada se realizó para ser instalado originalmente en la llamada Glorieta de San Miguel, junto al río Isuela y el puente de hierro, donde estuvo durante muchas décadas, hasta su traslado al parque. La inauguración fue un acto de gran solemnidad, que tuvo lugar el domingo 3 de mayo de 1925 a las 15´30 horas de la tarde, en presencia de todas las autoridades locales, con la corporación municipal con timbales y maceros al frente, y de científicos en representación del rey y de las Academias de Zaragoza y Madrid, del Consejo de Minas y de las Escuelas de Minas y de ingenieros de Caminos. El día anterior había tenido lugar una velada científica en el Teatro Principal y en la mañana del domingo se descubrirá una lápida en la fachada de la casa en la calle San Orencio, donde había nacido Mallada. En el acto inaugural, el alcalde Huesca y Ramón Acín pronunciaron unas palabras de homenaje; este, como final de su intervención, pidió a los geólogos un fósil “que constituya digno remate del monumento”.

Comentario: Se trata del primer monumento diseñado por Ramón Acín, que lo concibió con un sentido de emblema de la profesión de geólogo, pero también como alegoría moral de firmeza del pensamiento intelectual y de su conducta ética, tal como apreciaban en esa época a Mallada. Por eso, prevalece el aspecto de la sencillez de la forma como si fuera una estela clásica, con dos rústicas medias columnas pseudodóricas en las esquinas, combinada con la robustez de la roca, pues se dejó sin desbastar por tres de sus caras, como sacada de la cantera. Acín modeló el retrato con un efecto de realista severidad, que debió ser fundido en la fábrica Averly de Zaragoza, pero de la talla de la piedra se encargaría un cantero-marmolista, cuyo nombre desconocemos.

Bibliografía: Manuel García Guatas (director) y AA. VV.: Ramón Acín (1888-1936). Catálogo de la exposición. Diputaciones de Huesca y Zaragoza, 1988.- Eloy Fernández Clemente: Gente de orden. Aragón durante la Dictadura de Primo de Rivera (1923-1930), tomo 4 “La cultura”, pp. 263-270. Ibercaja, Zaragoza, 1997.- Sonia Torres Planells: Ramón Acín. Una estética anarquista y de vanguardia. Virus, Barcelona, 1998.- M. García Guatas: “La escultura moderna desde Huesca (1925-1936)”, en Ramón Acín. Catálogo de la exposición, Museo de Zaragoza. Gobierno de Aragón, Zaragoza, 2003, pp. 37-49.- Emilio Casanova y Jesús Lou: Ramón Acín. La línea sentida DVD interactivo. Gobierno de Aragón y Diputación de Huesca, 2004.- Julio V. Brioso Mayral: Las calles de Huesca. Editorial Pirineo, Huesca, 2004, pp. 157-159, sobre la historia del actual paseo de Lucas Mallada.- El Diario de Huesca, 3 y 5 de mayo de 1925.

Ficha: Manuel García Guatas

Biografía del autor: Ramón Acín Aquilué (Huesca, 1888-1936) fue ilustrador y diseñador gráfico, pintor y escultor, autor de numerosos escritos en periódicos y revistas de Huesca y Barcelona, profesor de Dibujo de la Escuela Normal de Maestros, pedagogo, introductor del método Freinet en escuelas oscenses, y destacado militante anarcosindicalista. De sus obras escultóricas para espacios públicos (que no fueron muchas o no pasaron de bocetos y proyectos), además de este sencillo monumento a Mallada, que en 1925 fue la primera de todas las suyas, hay que reseñar la de la Fosa Común para el cementerio oscense (1927-30), que quedó incompleta, el monumento al escritor Luis López Allué en el parque grande de Zaragoza (1928-29), junto al Rincón de Goya, y, la más célebre de todas, Las Pajaritas (1928-1929), en el parque de Huesca.

Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.