Campaña de implantación del reciclaje de la materia orgánica - Medio Ambiente

Ruta de navegación

Aplicaciones anidadas

Campaña: reciclar la materia orgánica

Campaña: reciclar la materia orgánica

 


 

Los barrios de María Auxiliadora y Santiago cuentan con contenedores marrones de materia orgánica. El objetivo del servicio de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Huesca es seguir implantándolos en los demás barrios oscenses. 

Teléfono de Grhusa para más información sobre contenedores marrones: 974 215 073


Huesca, octubre 2019

La recogida selectiva de la fracción orgánica se extiende al barrio de Santiago, después de la experiencia iniciada el 2016 en el barrio de María Auxiliadora. Con el fin de informar e inscribir a los vecinos, y de repartir los materiales necesarios para el reciclaje de los residuos, se inicia una campaña de comunicación ambiental.

Durante dos meses, el equipo de educadores realiza una serie de actuaciones con el fin de informar a los vecinos y resolver las posibles dudas acerca del quinto contenedor, y de los residuos que se pueden y no se pueden depositar en él.

Entre las actuaciones previstas, se encuentran:

•    Puntos de información e inscripción: Son móviles y se ubican en lugares concurridos del barrio, de lunes a sábado y en horario de mañana y tarde. En ellos se informa, inscribe y entrega todo el material necesario para la separación de la orgánica.

•    Talleres a escolares: Se ofrece a las escuelas de primaria e institutos del barrio la realización de talleres de sensibilización y difusión del reciclaje de la orgánica.

•    Visitas a establecimientos: Se visita e informa a los comercios del barrio con el fin de involucrarlos en la separación de los residuos orgánicos comerciales.

•    Visitas a entidades y colectivos del barrio.

•    Otras actividades de sensibilización, como un video fórum o un scape-room, entre otros.

 

Los contenedores marrones se abren mediante tarjeta electrónica

Para facilitar al máximo la tarea de los vecinos, se reparten gratuitamente cubos domésticos de color marrón, bolsas compostables, material de información, así como la tarjeta electrónica necesaria para la apertura de los contenedores marrones.

Los contenedores marrones ubicados en la vía pública disponen de un sistema de apertura a través de una tarjeta electrónica. Cada domicilio tiene su propia tarjeta para la apertura del contenedor, que va codificada con los datos de cada domicilio. Estas tarjetas se entregan en el momento de la inscripción en el punto de información.

Está previsto que este sistema se implante también en el barrio de María Auxiliadora, donde hasta ahora la apertura de los contenedores se realizaba mediante tarjeta mecánica. Para ello, el equipo de educación ambiental repartirá domicilio por domicilio las nuevas tarjetas. 

 

Se facilitan bolsas compostables de forma gratuita e indefinida

Además de las bolsas que se entregan en el momento de la inscripción, se disponen máquinas expendedoras donde los vecinos puedan obtener de forma periódica, con la misma tarjeta de apertura del contenedor, bolsas compostables adecuadas para el reciclaje de la fracción orgánica. 

Esta actuación se realiza por la dificultad que conlleva la separación de las bolsas de plástico, una vez los residuos llegan a la planta de compostaje. En cambio, no es necesario separar las bolsas compostables, puesto que pasan por el mismo proceso de descomposición que el resto de residuos de la fracción.

 

La Fracción Orgánica de los Residuos Municipales (FORM)

La FORM (orgánica) está compuesta por todos los residuos domésticos de origen animal y vegetal, y representa aproximadamente el 40% del total de residuos que generamos en casa. 

En el contenedor marrón se pueden depositar todos los residuos domésticos de materia orgánica como peladuras de alimentos, restos de comida cocinada, cáscaras de alimentos, huesos y espinas, pan duro, posos de café, papel de cocina, flores y bolsitas de infusión, entre otros.

Separar correctamente la orgánica nos permite reducir enormemente la cantidad de residuos que acaban en incineradora o en depósitos controlados (vertederos), con los beneficios ambientales que eso conlleva. Además, separándola se facilita la gestión del resto de residuos.

La materia orgánica pasa por un proceso a través del cual acaba convertida en compost, un excelente abono que se utilizará en parques y jardines del municipio. De esta manera, cerramos el ciclo de la orgánica, y devolvemos al medio los recursos que previamente hemos extraído.

Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.