Huesca, marco geográfico

 

Sierra de Guara

 

 

Huesca se asienta desde sus comienzos en un amplio cerro ovalado, con una altitud de 488 metros sobre el nivel del mar.

La ciudad está situada en una amplia depresión plana de unos 20 kilómetros de diámetro, cerrada por pequeñas elevaciones, que es conocida desde hace siglos como la Hoya.

Geológicamente, los terrenos de la Hoya son recientes, ya que su origen se encuentra en la erosión de la cadena pirenaica recién formada y la colmatación consiguiente de la depresión del Ebro.

 

 

Los dos ríos oscenses, cortos y de escaso caudal, son el Isuela y el Flumen. Han sido, históricamente, la base de los sistemas de regadío de la ciudad, compuestos por azudes, acequias y albercas. Su culminación se produjo a fines del siglo XVII con la construcción del pantano de Arguis, uno de los más antiguos de España.

El bosque primitivo de la Hoya, del que quedan escasas manchas verdes, era de encinas -carrascas, en Aragón-. En la actualidad, el cultivo predominante es de cereal; no obstante, en el pasado tuvieron también importancia las huertas que rodeaban la ciudad y los viñedos.

 

Texto: Carlos Garcés Manau. Historiador.