Reclamaciones


Ante cualquier anomalía detectada, el usuario puede hacer uso de la Hoja de Reclamaciones, de obligada presencia en todos los establecimientos de la Comunidad Autonoma Aragonesa cuyos productos esten a disposición del usuario final.

Las hojas de reclamaciones están compuestas por un juego de impresos autocalcables de tres folios de colores distintos:

Uno blanco, destinado a la Administración, que el consumidor deberá remitir a la dirección reflejada en el encabezamiento de la hoja para poder tramitarla.

Uno verde, que deberá quedar en poder del reclamante.

Uno rosa, que tendrá que ser entregado a la persona responsable del establecimiento.

Normativa sobre las hojas de reclamaciones              (Boletín oficial de Aragón) pdf



Cómo reclamar en la OMIC de Huesca

 

Puede solicitar cualquier clase de consulta, y lo puede hacer de manera personal, telefónica o por escrito. En muchos casos, las consultas pueden resolverse en el momento tanto personalmente como por teléfono, pero en otros, tendrá que aplazarse la respuesta porque sea necesario el estudio de documentación.

Si lo que pretende es presentar una reclamación, deberá rellenar el impreso de reclamación/ denuncia, y entregar todos los documentos que pueda aportar como factura, contrato, presupuesto, garantía...).

En el impreso deberá indicar sus datos personales, los datos de la empresa contra la que reclama, el motivo de la reclamación y su pretensión (es decir, la solución que quiere obtener).

Importante: el hecho de presentar una reclamación no significa que tenga la razón.

Impreso de RECLAMACIÓN pdf

 

Algunos temas de consumo

 

Compra de productos. Contratación de servicios. Compra y alquiler de viviendas. Protección de datos Telefonía y comunicación en general. Agencias de viaje y turismo. Transportes. Enseñanza

 

No son competencia de la OMIC

 

El ámbito de actuación de la OMIC, es el término municipal

La Oficina no puede resolver una reclamación planteada por una persona que no actua como consumidor ( ej. Un comerciante que compra mercancías para vender a otros consumidores y quiere reclamar sobre esas mercancías), tampoco se admiten reclamaciones de un empresario frente a un consumidor o de empresarios entre sí.

Asimismo quedan fuera de su ámbito, entre otros, los siguientes asuntos:

  • Las cuestiones derivadas de la convivencia en comunidades de propietarios.
  • Desahucios de viviendas de alquiler.
  • Información sobre productos concretos o empresas.
  • Solicitudes de indemnización por daños y perjuicios.