Mantenimiento fuentes

Las fuentes y estanques ornamentales han estado y siguen presentes en numerosos jardines, parques y plazas, tanto de uso privado como público. Antes, su función principal era el abastecer de agua para el riego y para la población, hoy adornan plazas y parques.(Ej. La fuente de la Moreneta, sita en la Pza la Catedral, data del año 1898; con la traída de agua a la ciudad desde el manantial de San Julián de Banzo, abasteció de agua a la población).

Con la escasez de agua existente en estos tiempos, se ha vuelto a utilizar esta acumulación de agua para el riego de jardines, (claro ejemplo es el estanque sito del Parque Universidad con el que se mantiene una extensa zona de ajardinada.

El Servicio de Medio Ambiente gestiona el mantenimiento higiénico sanitario de estas fuentes y estanques que adornan parques y plazas. Estos trabajos consisten en:

1.    Limpieza y retirada de los objetos, hojas, papeles, etc que hay en el agua.
2.    Limpiezas en profundidad en la que se vacía la fuente y se retiran las tierras.
3.    Poner en funcionamiento los sistemas para que fluya el agua y se encienda su iluminación.
4.    Pintado de las fuentes y sus esculturas.
5.     Corregir pequeños defectos hidráulicos, fugas y rellenos de los niveles de las aguas.
6.    Tratar las aguas con productos químicos necesarios para que no se estropeen y generen olores.
7.    Desinfectar las instalaciones para evitar la propagación de enfermedades que se podrían incubar en las aguas (legionela).
8.    Pequeñas obras y reparaciones de las mismas.

NO se debe hacer:

•    Lavar ropa, utensilios y otros enseres.
•    Bañar mascotas.
•    Tirar papeles, hojas y otros objetos.
•    Usar balsas, colchonetas, y bañarse.
•    Dar de comer a los animales que viven ahí (patos, cisnes, …)