Actualidad

El Ayuntamiento avanza en el proyecto para ordenar el abastecimiento de agua tras el diagnóstico de la situación

El estudio recoge que existen diez estructuras administrativas implicadas en la gestión, que recae en el 90% en el consistorio oscense, por lo que se estudia crear una entidad supramunicipal 

Ayuntamiento de Huesca

Huesca, 7 de diciembre de 2018. El Ayuntamiento de Huesca continúa trabajando en el proyecto para ordenar el sistema y gestión del abastecimiento de agua de la capital y los municipios de su entorno, para lo que se estudia la creación de una entidad que aglutine a todos los usuarios. Es una de las propuestas del diagnóstico que ha realizado una consultora especializada para establecer las posibles mejoras y mecanismo de gestión de este servicio.

A nivel organizativo, el diagnóstico señala que es necesario resolver los problemas del sistema de explotación y gestión del servicio por concentrarse la administración del mismo en el Ayuntamiento de Huesca (con un peso del 90%) y en las Mancomunidades de Vadiello y Antillón, sin disponer de un marco regulatorio adecuado, consensuado por todos, que garantice una gobernanza estable y participativa con un reparto equitativo y justo de costes e ingresos.

Por ello, propone la creación de un ente supramunicipal de cooperación para la gestión y explotación mancomunada del servicio, encargada de asegurar una administración eficiente. Y esa es la línea en la que se trabajará a partir de ahora.

El Ayuntamiento de Huesca configuró el año pasado un grupo de trabajo para ordenar un sistema que abastece a un total de 57.528 personas de 48 núcleos de población en 17 municipios. “Es la primera vez que se plantea una organización formal de este sistema. En un momento en el que la propia administración exige para cualquier trámite una figura reconocida legalmente, surge la idea conformar un consorcio o figura similar para trabajar cuestiones comunes que nos afectan a todos los usuarios, cada uno en la medida en la que participamos de este sistema”, ha explicado la concejala María Rodrigo.

Por ello ha agradecido “la colaboración e implicación de otras instituciones, así como la buena disposición de las comunidades de regantes y de todos los Ayuntamientos y sus técnicos, que han facilitado los datos que manejaban para ponerlos en común en este estudio, que nos presenta en qué situación estamos hora y qué necesitamos para asegurar el suministro en cantidad y calidad en los próximos años y mejorar la gestión del agua que consumimos”.

Cuatro embalses, cuatro ríos y diez estructuras administrativas

El estudio se realizó entre los meses de marzo y julio de este año y concluye que “se parte de una situación compleja y singular de la actual red de suministro en alta”. Por un lado, existen distintas fuentes de suministro, tanto de aguas superficiales como subterráneas –algunas tan históricas como los manantiales de las Paulesas o San Julián de Banzo-, cuatro embalses (Vadiello, Calcón, Montearagón y Valdabra) y cuatro ríos principales (Guatizalema, Calcón, Flumen e Isuela).

Por otro, conviven hasta diez estructuras administrativas implicadas en la gestión del sistema de agua en alta, además de los ayuntamientos, entre CHE, Instituto Aragonés del Agua, DPH, Consorcio de Aguas de Vadiello, Mancomunidades de Vadiello, Antillón y Calcón o Junta Central de Usuarios del río Guatizalema. En cuanto a la infraestructura de abastecimiento, cuenta con una red de distribución en alta de más de 133 kilómetros de diversos materiales y una capacidad de almacenamiento global que supera los 206.000 metros cúbicos.

El diagnóstico señala que en 2017 el volumen total de agua suministrada al sistema fue de 8.447.140 metros cúbicos, el 87% procedente del embalse de Vadiello. Y concluye que la dotación bruta de abastecimiento en todo el conjunto es de 421 l/h/día, por encima de la media española que fija AEAS (la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento), que es de 328 litros para poblaciones entre 20.000 y 50.000 habitantes.

Para calcular el rendimiento hídrico del sistema (balance entre el agua aportada en captación y la registrada en contador), se ha realizado una hipótesis dada la falta de aforos y registros en alta, por lo que obtiene un rendimiento del 65,9%, lo que arroja un volumen alto de pérdidas en alta y en baja y consumos municipales y otros no contabilizados. Según detalla el estudio, es una cifra similar a la media para Aragón y bastante por encima de la media española.

También indica el diagnóstico que las tarifas de agua que cobran los municipios del sistema –incluidas las de Huesca ciudad-, se encuentran muy por debajo de las referencias medias de España, Aragón y la provincia de Huesca, siendo la media de la zona de estudio de 0,55 euros/metros cúbico para el abastecimiento doméstico e industrial, frente a los 1,83 euros/metro cúbico de media española para municipios de 20.000 a 50.00 habitantes.

Con todo, este estudio concluye que en términos generales el suministro se está llevando a cabo con buenas garantías de calidad y cantidad, si bien se apuntan algunas necesidades de carácter técnico relacionadas con problemas puntuales de calidad por exceso de cal, turbidez y concentración de nitratos; restricciones de caudal punta en verano; o demandas muy elevadas de consumos ganaderos y estacionales.

Y pone el acento, a nivel técnico, en la necesidad de la nueva traída de aguas desde el embalse de Montearagón, la ETAP general al norte de Huesca y otros sistemas de filtración para la turbidez, implantación de sistemas de aforos, telegestión y limitadores de caudal, renovación de los tramos de tuberías en peor estado, además de las actuaciones más urgentes en las que ya se está trabajando. Es el caso de actuaciones  como la conexión a la red de Huesca de los municipios afectados por la contaminación de nitratos o el “by pass” de las balsas del CEEI para consolidar el abastecimiento desde Valdabra y la nueva potabilizadora de Apiés.

 

CompartirFacebook  Twitter  Google